Blancos y grises de la cadena forestal en Misiones

Altos niveles de tecnificación, inversiones, productividad, materia prima disponible y empresarios dispuestos contrastan con una realidad económico-financiera nacional distorsionada. El mercado interno sin visos de recuperación y altos costos de operación por tarifas dolarizadas que dificultan las exportaciones tiran por la borda el potencial del sector. Por lo que “es tiempo de juntarse y tirar todos para adelante”, aseguró Guillermo Fachinelo, presidente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (APICOFOM).

El sector foresto industrial de Misiones tiene dos o tres grandes segmentos de producción. El del mercado interno, que en su mayoría depende de la construcción, y una gran parte de los productores vinculados en una situación muy complicada. El de la exportación, con un panorama bastante incierto. Aunque (ahora) tiene un valor muy competitivo el dólar, las tarifas y los formadores de precios empujan los costos hacia arriba por inflación. Aún con la Ley de Cabotaje, que permite transportar cargas en barcazas de otros países, falta lograr llenarlas “para la vuelta” y que sea rentable para el operador del puerto. El tercero, y no menos importante, vinculado al medioambiente con el cuidado de los bosques nativos bajo normas internacionales.

Según Fachinelo, el sector exportador, expectante por competitividad del tipo de cambio, vive un panorama incierto debido a que “nuestro país es muy particular, cuando sube el dólar hay cosas que no deberían e igualmente suben”. Los formadores de precios son los comercializadores de combustible, hierro, cemento, los repuestos para las grandes máquinas, y “mueven mucho los costos”, advirtió. En parte por la devaluación y en parte por especulación y cobertura.

Entre los grises anteriores, los costos del transporte son el eterno problema de la provincia, que no cuenta con trenes y deben llegar a Rosario o Buenos Aires para salir al mundo. “Tenemos 2.000 kilómetros de ida y vuelta para llevar los conteiner y llegar al puerto”, señaló el dirigente empresario. En ese contexto, observó que por el alto costo “la gran lucha es habilitar ya el puerto de Posadas”. Aquí un casi blanco. “Es una tarea complicada para el gobierno conseguir los operadores”, reconoció Fachinelo porque “el problema es la mercadería para traer a la zona”.

Los volúmenes mínimos de mercadería para llevar estarían confirmados, el problema está en el regreso a la provincia con los “tachos” vacíos que agregan costos de operación y elevan el precio del flete de ida para hacer rentable la operación. El desafío es que se pongan de acuerdo los comerciantes e industriales locales para comprar en conjunto y tener volumen de carga para el regreso. “Hemos logrado la ley de cabotaje que nos permite mover la mercadería en barcazas y buques de otros países”, comentó el empresario. Allí hay un gran punto de partida para aprovechar el Mercosur.

La asociatividad como ejes fundamentales
En julio se inauguró la primera fábrica de viviendas de madera en serie en el Parque Industrial Posadas. Por estos días continúa con la puesta a punto de las líneas de producción, con seis ingenieros que trabajan a tiempo completo y un plantel de técnicos jóvenes, de distintos puntos de la provincia y del país, que se capacitan para explotar todo el potencial tecnológico de las inversiones realizadas.

Fábrica de casas instalada en el Parque Industrial de Posadas.

Sobre la planta y la comercialización de unidades habitacionales, Fachinelo afirmó que “nos castiga mucho el contexto nacional, nosotros negociamos con los institutos de viviendas provinciales, algunos países de centro América y la Embajada de Angola”. El país sudafricano compraba grandes volúmenes de viviendas a China y hoy, por razones políticas o económicas, buscan nuevos proveedores. Un gran blanco. El contraste es que “hoy en día no tenemos precios, tenemos que esperar y es difícil explicar a un comprador internacional que, de un día para otro, la situación en nuestro país cambia”, puntualizó el empresario.
En la búsqueda de soluciones “consideramos que el gobierno (nacional) debe sentarse en una mesa y trabajar juntos, creo que todo lo que hagamos es para beneficio de nuestra gente”, apuntó el dirigente. Agregó: “también creemos que hay actos de egoísmo de algunos dirigentes. Hoy hay que juntarse y tirar todos para adelante”.
En el futuro próximo la apuesta de la asociación de empresarios está enfocada en fabricar las viviendas y demostrar el éxito de la asociatividad. “Que se pueda replicar en otros segmentos de la industria, aunque sea para hacer palos de escoba, para juntar fuerza y ganar mercados para exportar”, manifestó Fachinelo. Entiende que “en la foresto industria la fábrica –del PIP- es un granito de arena. Tenemos que apostar siempre al trabajo, las industrias que están instaladas en Misiones son buenas y poseen tecnología de buena calidad, hay buenas inversiones y somos buenos productores”.
Tras las Primarias de inicios de agosto queda por definir cuál será el rol del sector financiero. Con las tasas de interés validadas por el gobierno nacional es muy difícil vender algo y mucho más una vivienda. Blancos y grises de una promesa eterna que cuenta con una nueva ley de financiamiento para el desarrollo, empresarios que apuestan a la capacitación constante, más tecnología y comercio serio con el mundo.