Tras la PASO se profundizó la crisis del sector forestal, inmobiliario y de la construcción

POSADAS. La devaluación, inflación y el descalabro financiero que se suscitó tras las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) profundizaron la crisis de la industrial, el comercio y de la construcción en la provincia. La situación económica, sobre todo por las distorsiones en los costos y en los precios de ventas, resiente la demanda en los sectores madereros, inmobiliarios y construcción de viviendas. Empresarios de la forestación comienzan a migrar inversiones al Paraguay en la búsqueda de estabilidad y reglas claras.
“La brusca variación de los precios relativos de la economía nacional afectó, y lo seguirá haciendo, a las empresas en general y al consumo”, advirtió el director de Consulforest, Joaquín Basconcel, consultado por Negocio Creativo en radio Antena Uno sobre las actividades que desarrollan en la región. Con negocios en el sector inmobiliario, forestal, de servicios de explotación y consultoría de exportaciones, el empresario expresó que la situación que vive por estos días Argentina se extenderá, por lo menos, un par de años.
La inestabilidad política y financiera del país, enfrascada en la transición electoral, continuará al menos hasta fines de octubre cuando se celebren las elecciones generales. Según Basconcel, “en cualquier pronóstico que hagamos hasta ese momento nos podemos equivocar de lado a lado”. En el transcurso, los empresarios deben intentar sostener la actividad que desarrollan, “incrementar lo que es rentable y postergar otras hasta que tengamos reglas de juego más claras”, aseguró.
“La caída en la actividad durante los últimos 14 meses de forma continua según reflejan las estadísticas del INDEC, el cierre de comercios, la depresión económica que agobia, las altas tasas de interés que no permite financiar nada, la alta presión impositiva, son todos componentes negativos que afectan a todos”, sentenció el empresario. A esto se suma la falta de definiciones de los principales contendientes electorales respecto de lo que podría esperarse en el futuro gobierno, que entraría en funciones el 10 de diciembre.

En la búsqueda de la rentabilidad
En toda actividad ligada a la exportación de bienes o servicios, en un contexto de devaluación, existen posibilidades de desarrollar nuevos negocios o mantener los segmentos rentables. Consulforest desarrolló una plataforma de explotación y exportación de resina de pino, un commodity con movimiento firme a nivel internacional, “mientras no se produzcan cambios en el valor en los mercados globales”, afirmó Basconcel.
Por otra parte, el negocio de la madera aserrada -que tiene un mayor valor agregado- presenta el problema de los precios relativos en una economía en recesión. El consultor explicó que “en el Paraguay el metro cuadrado de machimbre tiene un valor de $240 y acá vale $80. Es una gran oportunidad para exportar machimbre al país vecino”. En ese caso habría que ver cuáles son las limitantes y costos de exportación para evitar un mal negocio.
Por otra parte, la empresa desarrolla otros negocios vinculados a la forestación como la producción de carbón. Entre las decisiones que maduraron en el transcurso del año, y se aceleraron tras las PASO, Basconcel adelantó que “para fin de año vamos a mudar parte de nuestra actividad al Paraguay. Allá las reglas de juego son claras, la presión impositiva es un 30% de la local y la demanda es firme». Es claro que el conjunto de definiciones es ideal para el desarrollo de cualquier actividad.
Sin esperanzas que la situación general vaya a modificarse en el corto o mediano plazo, el empresario aseguró que «no podemos hacer proyectos de largo alcance en el país”. Por lo que lamentó que muchas otras actividades que pueden desarrollarse en el país y ser rentables, no lo son.
Al ser consultado sobre cómo impulsar la actividad privada, Basconcel expresó «al no ser técnico en la materia, desde la experiencia creemos que se debe fomentar más el trabajo, menos subsistir con planes, bonos, anticipos y otras cosas que son ficticias, que no son productivas». En ese contexto, reconoció que “estos son procesos largos y no estoy seguro que el pueblo argentino esté dispuesto a ceder lo que ha logrado con los subsidios, planes, prebendas y cargos políticos”. Así las cosas, para Basconcel una opción para mantener en actividad sus empresas es encontrar nichos de mercados en la zona y la región, como la exportación de resina y machimbre.