fbpx

Para joven empresario, hay que hacer las cosas para marcar la diferencia

POSADAS. A pesar de los avances en tecnología y de un mundo cada vez más digitalizado, la impresión y el fotocopiado sigue teniendo demanda. Hay emprendedores que se animan a invertir en el rubro y llevan adelante negocios exitosos que exigen cada vez más una atención diferenciada y una actualización permanente. Central Cop es un modelo de estas características. Se encuentra en Posadas, en calle Tucumán al 1919, justo frente a la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), lo que lo convierte en un lugar estratégico ya que el estudiante es un público permanente que requiere este servicio.
En la era digital, donde la mayor parte del contenido se consume a través de pantallas, Central Cop es un negocio que apuesta. El papel sigue siendo cómodo para los estudiantes que marcan, apuntan y resaltan cada párrafo leído. Como empresa, aprovechan algunas limitaciones de los formatos digitales como la duración de baterías, la necesidad de enchufes y de electricidad y los precios elevados a la hora de adquirir una notebook para impulsar una actividad que sigue dando rédito.
En una entrevista con #NegocioCreativo por radio Antena Uno, Adrián Duarte, dueño de Central Cop, reconoció que los estudiantes hacen un gran esfuerzo para poder estudiar, por lo que señaló que tratan de adaptar los precios sin descuidar un servicio de calidad. El negocio depende de la temporada escolar. En meses de clases emplea a más personas para lograr una atención plena. “Trabajamos con personas que saben que este negocio depende mucho de la temporada y elegimos hacerlo con gente joven porque la mayoría de nuestros clientes son jóvenes y generan más empatía. Además, tienen más tacto con el tema de la tecnología”, indicó.
Como empresa, son representantes de la marca Sharp en Misiones. El joven empresario remarcó que en la actualidad las máquinas son reciclables, es decir, que al advertir algún problema, se cambian por completo, lo que no se considera beneficioso para el medio ambiente. Desde Central Cop tratan de evitar esa situación y reducir el impacto ambiental con el uso de papel de fibra de caña de azúcar con certificación.
Además, apuestan a optimizar el uso de los espacios por lo que descartaron la utilización de cajas de archivo e invirtieron en el desarrollo de un servidor para digitalizar todo el material bibliográfico. “Todos los archivos están en digital, entonces los alumnos pueden elegir lo que quieran imprimir. Eso facilita conseguir el material y ahorrar tiempo en la impresión porque no es lo mismo fotocopiar un libro a mano que hacerlo con un clic. En este sentido aplicamos la tecnología y la digitalización”, subrayó.

Diversificar para seguir creciendo
Con vistas al futuro, Duarte comentó que pretende anexar el rubro de serigrafía y la imprenta digital para tiradas cortas, con máquinas de última tecnología que permitan un trabajo rápido y de buena calidad. Consideró fundamental “saber migrar a otros mercados” para no caer en lo obsoleto. Expuso que lo importante es saber dar una solución al cliente y lograr un trabajo de excelencia todos los días. Reconoció que “se aprende a ser dueño de un negocio” y la necesidad de proponerse metas y tener visión para saber hacia dónde orientar la empresa.
Como cierre y con un mensaje contundente, Adrián Duarte -de 30 años y con gran experiencia en su rubro- remarcó: “siempre hay que creer que falta un poco más para seguir motivados”. Y advirtió que es importante ser flexibles si el contexto demanda cambiar el rumbo. “Hay que trabajar y dar lo mejor de uno, el dinero es una parte necesaria, pero las cosas hay que hacerlas pensando en qué tan bueno voy a ser que me voy a diferenciar. Si hacés bien tu trabajo, el dinero llega. Se trata de que lo que hacés, le guste al cliente pero también te guste a vos”, insistió.