fbpx

Emprender desde el diseño gráfico: “hacé lo que te gusta porque eso es lo mejor que te va a salir”

POSADAS. Daniel Batllosera se dedica al diseño gráfico y actualmente lleva adelante un emprendimiento donde el diseño y producto son el eje. Cuenta con una amplia variedad de objetos, con diferentes materiales y texturas, de acuerdo a los requerimientos de sus clientes. Si tuviese que definir la tarea habitual a la que se dedica, las palabras producción gráfica son las elegidas. Estos conceptos engloban una multiplicidad de acciones y en los hechos encierran un mundo de posibilidades.


Daniel explicó que comenzó a trabajar con lo que antes se llamaba “dibujo publicitario”, lo que, a través de los estudios universitarios, devino en Diseño Gráfico. “No existía esa carrera formal, simplemente aprendíamos a dibujar los que teníamos cierta inclinación al dibujo”, recordó. Señaló que todo se realizaba a mano, se dibujaba letra por letra. En esa época llevó adelante un trabajo, en Asunción, de cartelerías con esta técnica totalmente artesanal.
Alrededor de los años ‘80 aparecieron las primeras máquinas que traían programas de diseño y tuvo que adaptarse a los nuevos cambios. Él, como otras personas que venían de un trabajo meramente artesanal y a puro pulso, tuvo que adaptarse a las nuevas tecnologías que aparecían. También debió mantenerse al tanto de las novedades en materia de diseño. “Comprábamos revistas alemanas, italianas, que eran muy avanzadas, para ver en qué estaba el mundo”, comentó Daniel con un poco de nostalgia y alegría, en una entrevista con Negocio Creativo por radio Antena Uno.
El diseñador tuvo su propia imprenta, fue bastante exitosa, pero no continuó por diversas circunstancias. Se dedicó solo al diseño y a tercerizar la impresión. Hace aproximadamente cinco años atrás, Daniel decidió empezar a equiparse para hacer cosas que le permitieran crear una pequeña empresa y usar su capacidad para diseñar. Visitando ferias en Buenos Aires descubrió la sublimación, un proceso de impresión sobre diferentes tipos de materiales en el que se estampa a partir de máquinas que producen presión y calor. Mediante la sublimación y en conjunto a otros métodos, estampa remeras, tasas, platos, termos, botellas, piedra, mármol y cualquier otro material, dándole un toque especial a partir de sus propias ideas. Encontró la forma de sacarle el máximo potencial a las máquinas que usaba y a todo lo que hacía.
Este saber hacer le tomó tiempo y dedicación, fue un proceso de investigación y aprendizaje. Internet lo ayudó bastante ya que en la red se encontró con mucha gente que compartía el conocimiento. “Afortunadamente en nuestro rubro la gente no es egoísta, descubrimos algo y enseguida lo ponemos en internet para que otros lo puedan hacer”, afirmó. Sus ventas son positivas, las cosas que diseña no le son difíciles de vender, sin embargo, está en la búsqueda de un modo de comercializar de forma masiva.
Daniel recomienda a quienes desean emprender que hagan lo que le gusta: “no hagas lo que te digan que tenés que hacer, hacé lo que te gusta porque eso es lo mejor que te va a salir, esa es la premisa fundamental”. Consideró que para emprender la clave está en investigar, indagar, en otras palabras, en “seguir aprendiendo de aquello que querés hacer”.