fbpx

Veta: madera reciclada convertida en lente

Emprender e innovar son palabras cargadas de emociones que van desde el miedo hasta el entusiasmo. Todo emprendimiento o negocio hasta llegar a concretarse como sí, tiene que pasar por un proceso complejo pero necesario. Federica Márquez es diseñadora Gráfica e Industrial, recibida en la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad Nacional de Misiones. Actualmente es una de las socias del proyecto Veta en el que se desarrollan y comercializan marcos de anteojos fabricados con madera reciclada.

Este negocio, como proyecto dentro de la universidad, luego pasó a ser un emprendimiento autónomo Las primeras experimentaciones fueron hechas en ese taller. Comenzó con los desechos forestales y realizó una investigación sobre los residuos que se generaban en la industria forestal. Junto a sus compañeros Federica buscaba un producto que les permitiera reutilizar la mayor cantidad de madera. La investigación, para llegar al producto final, duró alrededor de un año, más de 250 prototipos en el que probaron diversas maderas y ver cómo reaccionaba al tipo de espesor ya que tienen entre dos o tres milímetros. Por lo tanto, había muchas características a tener en cuenta.

Para Federica, un diseñador se entrena y realiza pruebas hasta lograr que funcione el producto o equipo. “Que no funcione es parte del proceso. Como todo proceso creativo vas pasando por distintas instancias. Si o si pasa que por ahí no funciona como pensabas, entonces lo modificas y lo ajustas para que llegue de la mejor manera al usuario” afirmó.

Lo novedoso es que Veta trabaja con proveedores de la provincia para la confección de las preformas. La fabricación de los marcos para anteojos conlleva un trabajo complejo de investigación, desarrollo, diseño y recursos tecnológicos hasta llegar a la comercialización, que en este caso se hace a través de las redes sociales.

Los pedidos son hechos a medida de cada usuario, solicitan diseños según sus rostros y preferencias. “Hay medidas estándar y dependiendo de la elección de la persona puede demorar entre 5, 10 o 15 días la entrega”, explicó Federica. De todas maneras, Veta tiene modelos propios que los promocionan a través de las redes sociales.

Veta lo integra un equipo optimista, que se siente satisfecho con la demanda existente del producto. Ya realizaron ventas a personas de otros países, como por ejemplo de Alemania. Ahora analizan la posibilidad de avanzar con una investigación sobre otros materiales no convencionales. “Tenemos muchas expectativas de que esto siga creciendo y desarrollar otros tipos de productos”, afirmó Federica al cerrar la entrevista con Negocio Creativo, en radio Antena Uno.