fbpx

Cuando el arte se convierte en una forma de vida

Arriesgarse a vivir de lo que te apasiona es un camino lleno de incertidumbres y aprendizaje, trabajar como artista es una actividad que requiere de talento, dedicación, inspiración y mucha pasión.  Ernesto Engel -profesor de dibujo y pintura, licenciado en Artes del Teatro y magister en Investigación en Artes Plásticas y Visuales por la Universidad de Granada (España)- y  Chiquitina Engel, también profesora de dibujo y pintura y licenciada en Artes del Teatro, viven del arte que los apasiona.

En una entrevista ofrecida a Negocio Creativo, que se emite por radio Antena Uno, los artistas plásticos relataron cómo es vivir del arte. Para comenzar, Engel puso en discusión la preocupación de los padres cuando sus hijos desean ser artistas y surge la idea de que las carrera artística no tienen una salida laboral. “Muchas veces los padres dicen a sus hijos que es necesario estudiar en paralelo otra profesión”, comentó. Sin embargo, insistió Engel, “es posible vivir y dedicarse solo al arte”.

 

En ese contexto, remarcó que “la tarea que realiza el artista es una actividad profesional, son dos cosas que van de la mano”. Por ello es necesario dedicarse a diario como en cualquier otra profesión. En ocasiones, hay quienes esperan el momento de inspiración para hacer una obra de arte. En cambio para Engel “es necesario estar trabajando, así la inspiración acompaña la labor. No llega como una gran idea, la inspiración abre pequeños caminos que uno va juntando para armar una gran obra”.

Ernesto y Chiquitina Engel dedican su vida al arte desde 2.004, ambos recorrieron distintos trabajos vinculados a la producción artística. Por ello, sostienen que “uno tiene que generar sus espacios y producir aquello que necesita y desea disfrutar”. Advirtieron que un error común, que suelen cometer los artistas, es esperar que el otro venga a proveer y eso se convierte en un problema. Ante esta situación suele parasar que “la gente no construye y no crea”.

Así, a través del esfuerzo de ambos nació el “Centro de Investigación y Enseñanza de las Bellas Artes PosArt” en la ciudad de Posadas donde brindan talleres a todos aquellos interesados en dedicarle un tiempo al arte.