fbpx

El poder está en las audiencias

En la actualidad, el poder está en la audiencia que recibe el contenido que le interesa a través de distintos canales de distribución que un medio de comunicación utilice o quiera fortalecer. Con el auge de las redes sociales, “la circulación está totalmente fuera de control tal y como era entendido durante el siglo pasado”.

En la época en que  la información era escasa y el tiempo abundante, “los medios de producción, publicación y circulación eran muy costosos, y estaban en manos de empresas periodísticas y editoriales”. Hoy día, la información es abundante, el tiempo escaso y el costo de las herramientas tienda a cero.

De esta manera, con similares herramientas tecnológicas con las que cuentan los publishers, “la audiencia se vuelve invencible en la batalla de la escala. La audiencia como blanco de los contenidos de los medios no existe más. La audiencia invirtió la ecuación”. Por lo tanto, el poder está en la audiencia y el público ha sido empoderado por las nuevas tecnologías. Un ejemplo de ello son las convocatorias a marchas y manifestaciones través de las redes sociales, como el video difundido por redes sociales –en febrero de 2015- convocando a la gente para que vaya a la marcha organizada por los fiscales para el 18 de febrero, en la que iban a pedir justicia por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Ahora, los usuarios producen contenido para redes sociales y consumen contenido que en ellas se generan. De esta manera, el consumidor pasó a ser ‘prosumidor’ porque participa en “un mundo digital de intercambio de información” sin fines lucrativos. La audiencia quiere interactuar con la audiencia. La audiencia es el contenido (Manzini, 2011). Aunque hay que tener en cuenta también que “no todas las audiencias son humanas. Los algoritmos y los robots también son parte de la audiencia”. Una parte importante de la audiencia de los medios tradicionales on line y de los nuevos medios sociales accede a contenidos por sugerencia de ecuaciones artificiales y no necesariamente por recomendación de su red social humana.

 

Panorama mediático y político

El panorama mediático y político han cambiado en muchos aspectos con el avance de las redes sociales. Hoy las personas tienen la posibilidad de dar a conocer un hecho noticioso en el mismo momento que ocurre y desde el lugar donde ocurrió. Esto es posible a raíz a de “a evolución de las aplicaciones móviles y de la infraestructura de comunicaciones móviles” que ha convertido a cada teléfono en un móvil de exteriores listo para salir en vivo desde el lugar en el que sea necesario. Así, “la denominada cuarta pantalla (que se suma al cine, la TV y la PC) cambió la producción de noticias y las redes sociales transformaron radicalmente su distribución”. De esta manera las audiencias se independizaron.

Se observa que hay una “imparable disrupción digital, con olas que se superponen y transforman unas a otras; una globalización de las empresas de medios y de sus contenidos; una creciente aceptación de una cultura masiva y vastas audiencias para eventos globales (que remite a la vez a la teoría de los eventos mediáticos y la idea de aldea global de Marshall McLuhan)”.
Los autócratas pierden el control y ya no pueden controlar la información (tal vez con la única excepción de la hermética Corea del Norte);
En ese contexto, “la independencia de la audiencia y el acceso rápido a ellas, la amateurización de la producción de contenidos y el abaratamiento de las tecnologías disponibles, sumado a un clima social de época proclive al consumo de ideas que ratifiquen las propias”, también “facilitó el surgimiento de una ingeniería de la mentira” (tecnología aplicada a la propagación de noticias falsas para confundir a la sociedad, en tanto conjunto de ciudadanos o conjunto de consumidores).